Y volvieron los virus a hacer acto de presencia en el hogar. Nuevamente tenemos al peque con muchísima tos y muchos mocos. Aparte del malestar normal, en este caso la tos no le deja descansar, así que volví a preparar remedios para combatir la misma. El cuerpo se recupera descansando y durmiendo, pero si estos espamos, que deben ayudar a expulsar la mucosidad, se convierten en un obstáculo para un descanso reparador, podemos hacer algo para aliviar y a la vez ablandar las mucosidades y suavizar la tos.

Ayer comenzó a tomar Jarabe de Nabo, que le encanta y cada vez que toma pide más. También para la noche, tomó de éste del que deben tomarse dos cucharaditas, previamente mezcladas con un poco de agua caliente, 4 veces al día; pero como no hay forma de que lo tome así, se le añade a la leche calentita.

Parece que los remedios comienzan a hacer sus efectos, puesto que la noche la ha pasado mucho mejor, con menos tos y algo más suave y hemos podido descansar todos.

El Jarabe de Higos secos y Manzana actúa de emoliente, es decir, ayuda a ablandar las mucosidades y suaviza la tos. El Higo por sus propiedades expectorantes y emolientes es de gran ayuda para despejar los pulmones anegados, la fatiga del pecho típica de las crisis asmáticas y la tos en general.

Forma de preparlo:

1 Manzana
15 Higos secos
250 grs. de Miel de Tomillo
1 l. de Agua

Trocear la Manzana en 8 partes y ponerla a hervir, junto con los Higos secos abiertos y la Miel durante 10 minutos.

Retirar del fuego y dejar enfriar. Finalmente, colar y guardar el líquido en una botella.